Arrepentirse después de comunicar al jefe que dimites

Cuando el ambiente de trabajo no es el idóneo, proliferan las situaciones de incapacidad temporal por ansiedad y estrés laboral.

Este es el caso de una trabajadora con su empleadora, quien después de un tiempo en esta situación adversa en el centro de trabajo, un día discuten  ambas por  negarse la empleada a realizar unas horas extras.

En medio de esta discusión por vía whatsapp le expresa la empleada su deseo de dimitir.

No obstante, tan solo unas horas más tarde, se retracta de lo dicho, y así se lo comunica a la empleadora por este mismo medio de mensajería, si bien ese día no acude a trabajar.

La empleadora en este caso se va a negar a permitir que la trabajadora recupere su puesto de trabajo.

Es por ello que acudirá la trabajadora a interponer la acción de despido y extinción del contrato ante el Juzgado de lo Social.

El tema se centra por tanto en determinar si tiene más valor la comunicación de dimisión o la comunicación de retractación de la dimisión.

El Juzgado desestima la demanda al valorar una serie de circunstancias que concurren desde que comunica la dimisión la trabajadora, y libera a la empleadora de tener que mantener en su puesto a la trabajadora.

Esta sentencia se recurrió en vía de recurso de suplicación ante el TSJ de MADRID.

En esta última sentencia se corrobora la decisión del Juzgado de lo Social desgranando las diferencias que existen además entre la retractación del empresario sobre despedir a un empleado y la retractación del empleado.

Cita el TSJ doctrina relativa a la buena fe, que debe existir durante toda la relación laboral, si bien incide en que el periodo de preaviso es un elemento del que carece el caso que nos ocupa.

Además incide el Tribunal en que la trabajadora, si bien emitió  su voluntad de dimitir en un estado desfavorable no supuso un vicio del consentimiento que pudiera anularlo con los efectos inherentes a la nulidad.

Es más, el día en que comunica la dimisión no acude al centro de trabajo, y en el juicio presenta un informe de urgencias por causa de gastroenteritis que ninguna relación tiene con la ansiedad que alegaba la empleada en el trabajo.

Finalmente hace la sentencia alusión al acoso laboral alegado en la demanda y recurso- para su no consideración como de acoso cita otras sentencias como la de 4 de abril de 2016, rec. 242/16 de la misma sección, así como la del TSJ de Extremadura de 28/12/2012, rec. 538/2012-.

En esta última distingue entre una situación de acoso, reiterado y repetitivo en el trabajo con el conflicto en el trabajo, el estrés profesional, u otras violencias en el desarrollo del mismo.

El aprovechamiento de la mano de obra imponiendo condiciones de trabajo más favorables a los intereses del empresario/a no es acoso en definitiva. Para apreciar las notas del acoso tiene que buscar el empleador/a hacer daño al empleado/a socavando su personalidad, lo cual no aprecia que concurra en el supuesto debatido.

Es la sentencia del TSJ de Madrid, sección 6, de 27 de febrero de 2017, nº 174/2017, rec. 1091/2016.

Foto:unplash

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s